• Vuelta al cole

    Ya llegamos a Septiembre y como no, a la rutina. Niños al cole, vuelta al trabajo, cambios de horarios,…

    Pero no caemos en pararnos a pensar que a nuestras mascotas le hemos ido estos 2-3 meses anteriores cambiando sus horarios de salida, de comida, paseos más largos, etc. y ahora, de la noche a la mañana, queremos que actúen de forma normal sin pararnos a pensar que para ellos es también un stress.

    Perro estresado

    Empezamos a desesperarnos, porque se nos acumula en pocos días muchas más tareas en menos tiempo. Pero, ¿y ellos?

    Pues nuestras mascotas nos lo hacen todo muy fácil, así que con unos cuantos puntos a leer conseguiremos que todo vaya genial.

    Lo primero es plantearnos el horario de comida, siesta, juego y ejercicio. Una vez decidido, hay que mantenerlo. Lo ideal es que coman mínimo unas dos veces al día y a ser posible, retirar la comida una vez que acaben. El agua debe estar siempre disponible, limpia y fresca.

    bebedero perro

    Intentar mantener al principio las mismas zonas de paseo, para que vea una constancia y se encuentre con sus amigos. Es muy importante la sociabilización.

    Todo lo que haga bien lo recompensaremos, con sus “chuches” o con lo mejor, unas bonitas palabras cariñosas.

    Que no se nos olvide desparasitarlo por dentro y por fuera, ya que volvemos a casa, no sabéis sabemos si traen algún parásito y pueden hacer éstos nidos en las casa. Y si tenéis niños recordad que las mismas lombrices que traen los niños del colegio son las que le pegan a la mascota y podemos crear un círculo mascota-niños/niños-mascota, que nunca se cierra si no desparasitamos bien.

    Empiezan a cambiar las temperaturas, así que ya no vale el: es que prefiere dormir en el suelo, es que quiere dormir fuera en la terraza. Iremos poniéndoles su camita, caseta… para que ellos sepan que está ya ahí y cuando empiecen a notar el frío la buscarán.

    Y una parte importante, no os despidáis. No debemos despedirnos cuando salgamos de casa. Crea stress. Lo ideal es coger un día las llaves antes que la chaqueta, otro día al revés, ir haciendo ausencias cada día más prolongadas, dejar puesta la radio, tele… porque eso sí, ellos no tienen otra cosa mejor que hace que observarnos y sabrán lo que queremos hacer en cada momento, así que juguemos al despiste.

    Y si tenéis alguna idea más, sólo espero que las contéis.

    Comparte este contenido

One Responseso far.

  1. Pedro dice:

    Genial 🙂